SALVO utiliza un sistema solvente concentrado que re-disuelve el acabado en lugar de romper el polímero del piso. Está diseñado para ser efectivo sin necesidad de aplicarlo con máquinas para pisos, en áreas en donde no pueden llegar los equipos de remoción de acabados. Solventes y surfactantes actúan rápidamente para disolver y emulsificar acabados. No deja residuos, reduciendo el tiempo y costo por enjuague. Es seguro de usar en la mayoría de pisos, puede usarse en terrazo y concreto.