¡Cumplir con ciertas exigencias, se volvió imprescindible!

Soy jefe de Servicios Generales de uno de los hospitales de Costa Rica, mi labor es la fiscalización de gran cantidad de contratos de proveedores que genera la institución, asegurándome del cumplimiento de los estándares de calidad que se solicitan en los carteles de participación para adjudicación de compras y con esto llevar un control estricto de consumo.

En la institución hacemos un uso frecuente de productos como toallas y jabón de manos, estos abastecen a todo el hospital, son 2 insumos de primera mano, para la enfermería, los servicios de apoyo, para la entrada principal, uso de pacientes internos y externos, y a eso se suma que el ingreso diario de usuarios a la institución es de más de 20.000 mil personas.

En nuestro contrato anterior, teníamos dos problemas que me preocupaban mucho:

En la contratación de toallas teníamos serios problemas con los dispensadores, porque se dañaban frecuentemente y la toalla no funcionaba bien, ya que se deshacía en las manos, parecía más bien papel higiénico, era una contratación que nos daba un producto de muy mala calidad.

En el contrato de jabón líquido teníamos también problemas con los dispensadores, constantemente se quebraban las palancas de push y el malestar por esta situación era generalizado, no solo en este hospital sino en general con las jefaturas de otras instituciones en la misma situación.

Me di a la tarea de buscar en el mercado una toalla que cumpliera ciertos requisitos y que se ajustara a nuestras necesidades y así inicié la confección de ese cartel de licitación. Tenía que dar una solución a un estudio que se hizo por parte del Comité de Infecciones, Enfermería y este despacho, donde determinamos que tenemos áreas críticas, semi críticas y administrativas. En las áreas críticas y semi – criticas era necesario utilizar dispensadores automáticos o con sensores que nos permitieran no tener contacto con los dispensadores. Necesitaba asegurarme que el cartel incluyera este requerimiento y además, me resolviera estos 2 problemas desgastantes y con los cuales llevaba lidiando 3 años.

La asesora de CEK muy atentamente realizó pruebas en nuestras instalaciones con dispensadores de toalla electrónicos y de codo, también probamos dispensadores electrónicos para el jabón, todos funcionaron muy bien y solventaban los problemas que teníamos.

Finalmente, la nueva contratación de toalla y jabón se adjudicó a CORPORACIÓN CEK, quienes nos instalaron dispensadores electrónicos en todas las áreas críticas y semi críticas, y la experiencia que hemos tenido con ellos ha sido extraordinaria, hemos tenido muy buenas referencias de parte de las jefaturas de los servicios que los utilizan diariamente, en cuanto a las baterías, éstas han rendido adecuadamente, después de 8 meses continuos de uso, recién cambiamos las baterías en las salas de operaciones donde su uso es de alto tránsito las 24 horas del día.

La doctora Salas, jefe del área de cirugía manifestó que, al recibir los dispensadores de jabón, se sintió muy confiada porque reconoce que la marca siempre ha tenido muy buen desempeño para ella.

Con esta nueva tecnología me siento muy tranquilo porque el Ministerio de Salud nos vigila de cerca, sobre todo por la alta cantidad de personas que nos frecuentan cada día, y por el servicio que se espera de parte de esta Institución.

Este es un hospital clase A y nuestro objetivo a mediano plazo es tener dispensadores sin contacto en todo el hospital, para eso vamos a monitorear el consumo y esperamos que con la asesoría que recibimos de CEK podamos disminuirlo bastante, y así trasladar todo el hospital al sistema de espuma.

Cuando me consultan acerca de la experiencia que hemos tenido con CEK, les digo que el servicio que hemos recibido ha sido genial, la atención ha sido inmediata, nuestras solicitudes se resuelven rápidamente, el canal de comunicación que se tiene con la empresa es personal, directo y rápido, el técnico que realiza la instalación hace la diferencia, porque es personal calificado. De hecho, los colegas de otros hospitales me han pedido el cartel para realizar compras iguales a la nuestra.

Yo le recomiendo a mis colegas, sofisticar el cartel para que no compren un insumo solo por precio, es importante asegurar que el producto se ajuste a las necesidades de la institución. Comprar responsablemente y contratar una empresa de prestigio que cuente con productos uniformes, suficiente inventario y servicio técnico debe ser nuestra misión.

Por solicitud del cliente su nombre permanecerá en anonimato.